¿Sabías que las grandes fortunas, como Rockefeller o Warren Buffet, siempre han controlado sus cuentas del día a día?
Poner en orden las cuentas de casa, así como optimizar el ahorro e inversión de tu familia, te aportará mayor tranquilidad.

El Método BISSAN se crea a raíz de nuestra experiencia al detectar grandes ineficiencias en la gestión financiera diaria en muchas familias y, en consecuencia, la existencia de “sorpresas”, malentendidos e incluso conflictos. Por ejemplo, ¿a quién no le ha llegado el cargo de un recibo inesperado en la cuenta del banco? ¿Qué familias no tienen épocas en las que parece que se multiplican los imprevistos? ¿Cuántos autónomos realmente llevan un buen control de los pagos que deben realizar de material, del IVA, etc.?

El Método BISSAN se divide en varias áreas:

  • Poner orden.
  • Marcar objetivos vitales.
  • Invertir para lograr tus objetivos.

En este artículo vamos a centrarnos en un aspecto de la primera fase que a menudo no se le da la debida importancia: ¿Cómo organizar tus cuentas del día a día?

En BISSAN, en nuestro afán por simplificar lo complejo, hemos desarrollado un esquema gráfico basado en depósitos de agua, que a continuación detallamos:

  • Las cuentas bancarias las representaremos mediante depósitos de agua y el dinero mediante el agua.
  • Los depósitos de agua podrán estar unidos por tuberías, a través de las cuales el agua podrá movilizarse de un depósito a otro. Por lo tanto, el dinero se podrá traspasar de una cuenta a otra (por ejemplo: de una cuenta operativa a una cuenta de ahorro o inversión, y viceversa).
  • Los grifos nos indicarán el control y nivel de fuerza de entradas o salidas de agua en los depósitos. Es decir, representarán ingresos (salario, intereses, dividendos, etc.) y cargos en cuenta (hipoteca, recibos, tarjeta de débito, etc.) que ya habremos presupuestado de antemano gracias al Método BISSAN.
  • Adicionalmente, tendremos en cuenta que en los depósitos de agua se podrán crear grietas por las que se perderá agua (sin ningún control). Es decir, las grietas representarán los gastos y cargos en las cuentas que desconocíamos o no teníamos controlados con anterioridad.

 

Gráfico 1: Los depósitos de agua como cuentas bancarias.

Gráfico 1

Con esta base, vamos a explicar 4 casos ilustrativos:

  • Familia Grau: exceso de cuentas bancarias, sin presupuesto.
  • Familia López: unificación de cuentas operativas en un sólo banco, sin presupuesto.
  • Familia Martín: cuentas con presupuesto familiar y objetivos específicos.
  • Familia Pérez: cuentas con presupuesto familiar y objetivos específicos. Cuentas para gastos extraordinarios.

 

FAMILIA GRAU

La Familia Grau tiene “organizadas” las finanzas familiares en varias cuentas bancarias en distintos bancos y utiliza cada una de ellas para todo tipo de ingresos y gastos.

 

Gráfico 2: Exceso de cuentas bancarias, sin presupuesto.

Gráfico 2

 

Este sistema NO aporta ventaja alguna a la Familia Grau. Al contrario, al mezclar todo tipo de ingresos y gastos en cada una de las cuentas, es muy difícil realizar un presupuesto fiable de los gastos fijos (predecibles) de cada mes. Por tanto, la Familia Grau desconoce el nivel de gasto real del mes en que se encuentra y exactamente en qué ha gastado o podría gastar los días restantes hasta final de mes (ya que es muy probable que haya imprevistos).

Desafortunadamente, son muchas las familias que actualmente tienen “organizadas” sus finanzas a través de un sistema similar al de la Familia Grau. En muchas ocasiones olvidan los gastos prioritarios (y predecibles) del mes corriente y, en consecuencia, muchos meses llevan un nivel de gasto ( y por ende, nivel de vida) más elevado de lo que deberían, “cargándose” así el presupuesto familiar, y disminuyendo su capacidad de ahorro.

En este sentido, cabe tener en cuenta que algunos de los gastos que para estas familias pueden parecer insignificantes (y que muchas veces ni se comentan a nivel familiar por ser muy pequeños), si se suman, a final de mes pueden llegar a tener un impacto considerable en sus finanzas.

Las familias que, como los Grau, siguen esta operativa, normalmente carecen de ahorro definido, lo que genera un alto coste de oportunidad ante potenciales inversiones y nivel de bienestar financiero.

Ejemplos habituales en las finanzas del día a día de la Familia Grau:

  • La Familia Grau se encuentra a día 19 del mes y decide salir al teatro y a cenar con unos amigos el fin de semana. Realiza los pagos desde su cuenta corriente del banco AA. El día 25 llegan los recibos de los seguros anuales de la casa y de los dos coches que tienen domiciliados en la cuenta corriente del banco AA, y resulta que no hay suficiente saldo: si hay suficiente “confianza” con el banco, se cargarán los recibos, pero se creará un descubierto hasta que los Grau se den cuenta o, en el peor de los casos, el banco decidirá devolver los recibos por falta de saldo en cuenta. Probablemente se generarán y cargarán comisiones al respecto.
  • A principios del mes de junio se va a casar la única sobrina de los Grau. Por tanto, en el mes de mayo le van a hacer un buen regalo, lo cual, al no tenerlo previsto con más antelación (hace varios meses que saben la fecha de la boda), les descontrola los saldos de sus cuentas en el mes de mayo, ya que ese mismo mes también se debe realizar una pago parcial de las vacaciones de verano.

En resumen, podemos decir que esta operativa es claramente ineficiente y no crea ninguna ventaja. Al contrario, puede llegar a producir ansiedad, indecisión, inquietud, inseguridad, etc., además de incrementos en comisiones bancarias y/o intereses, etc.

Muchas familias para evitar situaciones como las de la Familia Grau, deciden dejar importantes saldos en cuenta corriente, reduciendo significativamente su capacidad de ahorro y por ende, reducen sus posibilidades de inversión.

Es curioso como las personas (familias) solemos tener mucho más claros los ingresos que los gastos. Incluso es habitual tener controlados los ingresos extraordinarios (pagas extra, dividendos, intereses), pero, en cambio, mucho menos los gastos que no son recurrentes.

 

FAMILIA LÓPEZ

La Familia López mantiene todas las cuentas operativas en un sólo banco y, por otro lado, separan las inversiones en uno o varios bancos.

 

Gráfico 3: Unificación de cuentas operativas en un banco, sin presupuesto.

Gráfico 3

Una de las grandes ventajas que se obtiene, a diferencia del caso de los Grau, es que se separan las inversiones de lo que sería la operativa del día a día de la familia y, adicionalmente, logran unificar el día a día en un sólo banco. Ello supone que aunque tampoco realicen presupuesto alguno sobre sus gastos fijos/predecibles, el hecho de tener toda la operativa de su día a día en un sólo banco y separada de lo que serían las inversiones (el ahorro), les ayuda a tener una idea un poco más fiel de todo lo que se ingresa y se gasta mensualmente a nivel familiar.

Dicho lo anterior, la Familia López todavía tiene que convivir con una gran desventaja, la falta de presupuesto.

A partir de los ejemplos de la Familia Grau y la Familia López, os mostraremos que, siguiendo la aplicación del Método BISSAN, se logra iniciar a las familias en el orden, característica fundamental a la hora de poder hablar de ahorro e inversión eficientes.

Al hablar de orden, no nos referimos a vivir obsesionados con el control de las operaciones, ni con temor excesivo al riesgo. Orden significa estar al tanto de los ingresos y gastos familiares del día a día para planificar las finanzas con mucha más antelación y tranquilidad. Para ello, es básico y necesario realizar un presupuesto realista y coherente con nuestro nivel de vida y, por tanto, con nuestra capacidad de ingresos y de gastos.

 

FAMILIA MARTÍN

A continuación vamos a ilustrar cómo gestionar el día a día con el Método BISSAN:

  • En primer lugar, elaboramos un presupuesto familiar para saber el nivel de vida real que tiene la familia.
  • Luego, concentramos toda la operativa bancaria en una sola entidad y utilizamos 3 cuentas con usos diferenciados:
    • Cuenta de ingresos: exclusivamente para todos los ingresos que no sean financieros (nóminas, regalos, etc.).
    • Cuenta de recibos: todos aquellos pagos domiciliados (agua, luz, gimnasio, colegios, seguros, etc.) y con transferencias periódicas. Se asignará un importe distinto al inicio de cada mes a esta cuenta, según el presupuesto anual realizado. A ese presupuesto, le añadimos siempre un importe extra para cubrir imprevistos y evitar descubiertos. Por ejemplo, según el presupuesto, en Enero se traspasa más dinero de la cuenta de ingresos a la cuenta de recibos, ya que se prevé un mayor volumen de recibos.
    • Cuenta de tarjeta de débito: cuenta sin recibos, en la que las únicas salidas de dinero son pagos realizados con tarjetas de débito (comida, farmacia, restaurantes, ropa, reintegros cajero automático, etc.). Al inicio de cada mes, se traspasa un importe fijo desde la cuenta de ingresos. Dado que en esta cuenta sólo se puede sacar dinero a través de la tarjeta de débito, la familia conoce exactamente en cualquier momento del mes el dinero disponible según el presupuesto.

De esta manera, la familia se ajusta a un presupuesto y potencia su capacidad de ahorro.

  • Finalmente, dotamos los gastos previstos para el mes siguiente en la cuenta de ingresos. Con ello se crea la necesidad y el buen hábito de presupuestar los gastos fijos (predecibles) de cada mes. El resto de dinero que queda en la cuenta de ingresos, se destina a otra entidad financiera para invertir.

 

Gráfico 4: Cuentas con presupuesto familiar y objetivos específicos.

Gráfico 4

Ejemplos del día a día en las finanzas de la Familia Martín:

  • El día 21 de Enero quedan 140€ en la cuenta de recibos. En el presupuesto del mes tan sólo queda pendiente el cargo de las clases de piano de los dos hijos, que suman un total de 130€. De momento, parece que todo está en orden. Pero el día 27 llega un cargo inesperado de 180€ del seguro del hogar. Este cargo inesperado creará un descubierto de 170€ en la cuenta de recibos. Para pagarlo, se utilizará dinero de la cuenta de ingresos que se descontará del presupuesto del mes siguiente.
  • Unos amigos proponen a la Familia Martín ir a la playa y comer paella de bogavante el día 29 de agosto. Ellos acceden sin ningún temor, ya que todavía tienen un saldo de 550€ en la cuenta de tarjetas de débito y, por tanto, no hay ningún problema en asumir este gasto extra. Ahora bien, si sólo quedaran 75€, deciden ir a comer sardinas en el chiringuito de la playa, y tan contentos, porque han respetado el presupuesto. Y si igualmente deciden comer paella con bogavante, al menos ya saben que se han pasado de presupuesto y que sus objetivos a largo plazo se verán afectados. Es la lucha de siempre entre la filosofía del “carpe diem” de la cigarra y el trabajo constante de la hormiga.

La tranquilidad de la Familia Martín viene propiciada por haber seguido el Método BISSAN y, por tanto, mantener cuentas separadas para sus recibos (predecibles) y sus gastos variables (pagos realizados a través de la tarjeta de débito o reintegros de su cuenta). Así pues, en la cuenta de gastos variables no puede llegar ningún imprevisto que no sea del día a día.

 

FAMILIA PÉREZ

Si seguimos avanzando con el Método BISSAN, nos encontramos con la Familia Pérez que perfecciona el apartado de Gastos con una cuenta adicional para gastos extraordinarios.

 

Gráfico 5: Cuentas con presupuesto familiar y objetivos específicos. Cuentas para gastos extraordinarios.

Gráfico 5

 

Como gastos extraordinarios los Pérez tienen en cuenta gastos que pueden ser de un importe considerable y presupuestables. Por ejemplo: las vacaciones, el pago de IVA como profesional autónomo por parte de la Sra. Pérez, proyectos a corto plazo, etc.

Al tener esta cuenta específica para gastos extraordinarios, la Familia Pérez puede planear con antelación y ajustar así su presupuesto familiar.

En conclusión, el Método BISSAN nos ayuda a poner orden y a evitar: deudas interminables, impagados, descubiertos en cuentas, desequilibrios a final de mes, incremento de comisiones bancarias, aumento o activación de intereses en cuentas, etc.

El Método BISSAN aportará un mayor nivel de tranquilidad en el día a día y vuestras finanzas familiares serán más eficientes gracias a:

  • La realización de un presupuesto familiar mensual.
  • Separar el día a día de las inversiones.
  • Unifican su operativa del día a día en un sólo banco.
  • Separar ingresos y gastos en diferentes cuentas.
  • Mantener cuentas distintas para los gastos fijos (predecibles, como los recibos domiciliados) y para los gastos variables (gastos realizados a través de las tarjetas de débito o reintegros en efectivo).
  • Dotamos los gastos para el mes siguiente en la cuenta de ingresos.
  • Cuenta adicional para gastos extraordinarios (previstos). Ésta ayuda a planificar el ahorro puntual necesario con antelación y tranquilidad.

 

¡Os animamos a poner en marcha nuestro método en casa!