Hace unos dias un gran amigo mío me mostró un video realmente interesante que quiero compartir con vosotros. Se trata del asesinato de un Lord inglés donde Scotland Yard tiene que averiguar quién es el asesino.

POR FAVOR, primero mirad el vídeo y luego seguid leyendo, a ver si sois capaces de descubrir QUIÉN ha matado al Lord inglés.

Si os ha pasado como a la mayoría de la gente, el resultado no deja de ser sorprendente.

La prensa, a mi juicio, al igual que el Inspector de Scotland Yard, pone nuestro foco de atención en aquello que le interesa. Sin embargo, y según Daniel Goleman en su nuevo libro Focus, nuestra capacidad de atención es muy limitada y no puede estar al tanto de muchas cosas que suceden a la vez. Por ejemplo, cuando hoy en día todo el mundo habla de crisis, es curioso como hay una riada enorme de datos positivíssimos en relación a nuestra economía que pasan desapercibidos. Bueno, de hecho son datos que están a la luz del día pero la gente sigue mirando hacia otra parte, sorprendentemente.

Es peligroso leer la prensa sin un espíritu realmente crítico. Creemos que la realidad “es” lo que hay en prensa y descuidamos la mayor parte del pastel. Todos tenemos un sesgo hacia los colores de un tipo u otro, y por lo tanto leemos en aquellos medios en los que tenemos menor disonancia cognitiva. Pero esto nos resta una tremenda capacidad de juicio y probablemente nos influyan en aquello que les interese más a los poderosos, sean del color que sean. Por ejemplo, ahora todo el mundo habla de la Independencia de Catalunya, ¿pero realmente esto es lo más importante o es una cortina de humo que desvía nuestra atención desde otros temas de igual o mayor importancia?

En BISSAN, cuando asesoramos nuestro fondo BISSAN Value Fund utilizamos un sistema cuantitativo que no lee la prensa ni se deja llevar para nada por gurús de moda, como tampoco tiene sentimientos. Simplemente lo que hace es seguir unas pautas fijas de búsqueda de datos, repetitivas y sencillas, que a la postre dan resultados superiores a largo plazo. Es como si en el video anterior hubieran 10 observadores mirando una parte específica de la habitación, sin prestar el menor caso al hilo conductor que hace el inspector ni al resto de la habitación que no tienen asignado. Después entre estos observadores hablan y ponen en común lo que han visto de su zona, dando lugar a grandes sorpresas.

Espero que el video os haya gustado tanto como a mí.